26 junio, 2006

Escribir lo que se oye.

Si alguna vez tuve la firme (y cobarde) intención de convertirme en periodista fue copiando a mis amigos, a la Prispy, la Infante, sobre todo a la García. Mi intención no sería otra que dejar registro de lo que fuera pasando, que para mi hay cosas que son importantes y alguien se preocupó de escribirlas antes para que yo pudiera leerlas hoy.

Y ahora veo lo que siempre escuche. Me doy cuenta –de nuevo y tropezando en otro camino con la misma piedra - que tal sueño no es solo mío, sino que ya esta siendo cumplido por otros con más urgencia, más años a lo mejor. Como decía mi chica –tan de las Ciencias Sociales ella- “ el afán y las ganas de construir conocimiento”, de escribir y sistematizar lo que te interesa, de intentar construir explicaciones para aquello que te motiva a seguir buscando, que al fin te mueve aunque no sepas cómo ni porqué.

Ahora veo lo que siempre escuche, y lo veo en imagen y letras. Veo que alguien hizo –con el merito del ensayo y error corregido- lo que esperaba yo hacer algún día: escribir de Música, de la Música Chilena, de las historias e interconexiones que subyacen a un hit como “Maldito Amor” de Supernova, “Caballito de Metal” del Monteaguilino o “La Cuncuna Amarilla” de Mazapán. Logran hacer que esa gente tan alucinante y patética como Cecilia o Scaramelli hablen desde sus experiencias como gente común, sin luces al acompañar a la Vivi o al Rafa (no comments).

Y tiene que ver con una generación, con la comezón melómana que quedaba de ansioso manifiesto de “High Fidelity” –de HoRNSBY Y Coosack-: Los que en los 90 fueron Extravaganza!, los que al terminar el gobierno de Aylwin se pasaron de Extra Jóvenes a Rock & Pop TV, han tomado la opción de vivir en y del Rock, y de intentarlo cortando y pegando del mismo modo que hacen las bandas nacientes y las que con desazón se mantienen en el tiempo. Muy lejos de la cultura de farándula, que nos llena de Renés Naranjos, Villoutas, Valenzuelas y Britneys –con el caso emblemático de Julio Osses que grita “Exijo ser un Héroe” usando de excusa la biografía de Jorge Gonzalez”-, aparecen las hormigas de la backstage, obrando siempre, constantemente y sin luz de neón:
Pablo Márquez lleva casi dos décadas cubriendo conciertos y entrevistando bandas nacionales y aun se lo puede ver –tímido y concentrado- en conciertos que no pasan de los 25 asistentes. Nadie lo reconoce en la calle, aunque su nombre lleve ya 10 años apareciendo en El Mercurio.Carmen Luz Parot, heroína detrás de Extra Jóvenes) sino como una instantánea, de las que se arrumban en un rincón y luego se ven todas de viaje, con el borbotón de recuerdos consiguiente, apuesta que empezó con A&R (Artistas y Repertorio, Rock&Pop TV) y hoy sigue con CANCION NACIONAL (TVUC). En los créditos de la misma serie aparecen –rápidamente y de arriba hacia abajo sobre fondo verde- los apellidos de Contesse, Pañella y Dávila, a saber Rockeros diseñadores que han pasado por bandas como Solar, Alamedas y Luna In Caelo. The beat remains the same.

Todos nombres conocidos, por lo demás, en un catastro grupal de bandas y (en camino a ser) periodistas que hace un rato se llamaba Chilerock. Siendo la Internet tan trasgresora y vanguardista –para esos dias-, y del mismo modo que la impresión de revistas se volvía cada vez mas difícil e inviable, se hacia un medio no necesario sino atingente al movimiento cultural-musical generado hace 10 años. Noticias como “Pánico se va a Francia” o “Nicole firma con Sello de Madonna” aparecieron por primera vez en ese sitio, lo mismo que la cobertura a los primeros exitos hip hop de Tiro de Gracia o aquellas promesas del Indie llamados Congelador. Claro, en esos tiempos nadie pensaba en que se reunirían Los Prisioneros, ni menos en la separación y reunión de Los Tres. El empuje Chilerock fue tal, que se ganó un Fondart para hacer un CD-ROM (punta de lanza en esos años) con las historia mas reciente de la música nacional.

Esa es la misma actitud, y por que no decirlo, la misma experiencia de la misma gente, que este mes ha vuelto cosquillosa en musicapopular.cl, con biografías y notas sobre más de 300 bandas y solistas chilenos. De todo. Con todos. Rojo Vip , get out!

Y que me queda. La nostalgia. El documento. La comunicación. Debe ser que otra cosa será la mía, porque esta ya esta hecha, y con excelencia.

23 junio, 2006

the needle and the damage done

(Get together)
BAJELO
BAILE
y entre medio piensa

19 junio, 2006

Banana Yoshimoto

Si fuera posible entender a los colores pasteles no en su significancia “rosada y burguesa”, sino en su carencia de brillo, en su pasividad ansiosa y retenida manifiesta en el gris, el verde musgo, el rosa seco y el celeste pálido, si pudiéramos entender el color arena como alegría subyacente, apagada, tal vez podríamos comprender las delgadas capas con que escribe la Yoshimoto. En una actitud sosegada, contenida y respetuosa, sus personajes acostumbran guardar las distancias, preguntarse con sana curiosidad que pasa con los demás, mas no intentar violar el espacio del otro con la verbalización de la pregunta. Figuras delgadas, pálidas, de carácter fuerte pero silencioso, monumentos del “de tripas corazón” en permanente luto, viviendo la pérdida y el trance de salir de ella, existiendo con el cotidiano a cuestas como si nada, como si cualquier compensación insana y patológica estuviera bien, siempre y cuando se lo guardara dentro del protegido espacio de lo privado, de lo privativo al resto.

Si bien se espera ciertos rasgos “clásicos” de la literatura oriental, Yoshimoto logra traspasar la simple tradición idiosincrásica nipona (que asociamos gratuitamente al honor, la sumisión y el trabajolismo), para ponerla en un contexto mundano, como si la chica perna de al lado (nuestra vecina, la compañera de curso) fuera quien vive en sus páginas. En palabras muy chilenas, logra que el lector simpatice con esas “minas piolitas” que habitan sus cuentos, logra que uno enganche en sus historias para , finalmente , darse cuenta que uno ha pensado lo mismo y que lo ha pensado en las mismas soluciones, que esa mina japonesa media nerd pero bien intencionada habita con propiedad en el fondo de cada uno, y que es la que vemos en el espejo una mañana que no queremos salir de la cama.

De alguna forma, esta autora se las arregla para bordear permanentemente la muerte y la calamidad del duelo, rozando y sin caer en la depresión obsesiva ni en el lloriqueo aspaventoso. Su escape permanente y sistemático tiene que ver con el sueño, con dormir para dejar las cosas no del todo, para vivir de lo que recupera de los sueños , los recuerdos , las pesadillas y los presentimientos, que con esos elementos básicos –y al mínimo del funcionamiento- parece que se puede seguir vivo. Al menos no muerto. De escritura sutil y cristalina, tenue sin estar ni por cerca deslavada, sugiere en el cotidiano la magia de la pérdida y la ilusión de ganar algo distinto, siempre, aunque sea desde la paciencia o la reserva.

Hija de un gran critico literario japonés, Banana Yoshimoto es licenciada en artes literarias, siendo su tesis de grado justamente su primera novela “Kitchen” (Tusquets, 1988) –disponible en el bibliometro. Posteriormente, luego de la atención mundial que la llevo a ser traducida y devorada por la juventud lectora, aparecieron los volúmenes “NP” y “Amrita”, bajo la misma etiqueta para las versiones en español. Finalmente, su última obra “Sueño Profundo” aparece a principios del 2006.

Por Favor. Leala acá. Descargue acá

12 junio, 2006

Music Saves

No sólo se me olvidaba, sino un día simplemente lo olvidé. Hay tanto que cumplir, tanto que rendir: deber leer tantos kilos de texto para poder resumir en un par de líneas, en la entrega de un avaro informe, en la respuesta –oral o escrita- que intercambias por un número azul o rojo. Y lo evidente por evidente se obvia, y por obvio se olvida.
Meses revisando libros técnicos, haciendo oídos y ojos sordos a los estímulos que distraen y por ende te hacen perder el tiempo, el hilo del rendimiento. No Hush hush, no anfetamine, nor cinema, music, historias. Tons of fake movie cds on my desk (luca cada uno), libros nuevos aun embalados, cientos de mp3 que conozco de vista en el monitor
pero no de oído la corteza auditiva.
Till now.
Time.
F**cking Finally.

Sábado. Hora de Once. Estufa, Audífonos, Sofá, Forever Changes vs Oceanía, tejido (actividad semiautomática que permite no desconcentrarse).
En año nuevo Roberto me decía “Escribir Salva”, mientras yo lo miraba con la nariz arriscada: No Roberto, la Música Salva.
Acabo de recuperar la capacidad de ser/sentir/validar lo cursi a través de la música, de permitir que en los acordes se me cuele la alegría y la carne de lo que escucho por las orejas, de inquietarme y empatizar con el temple de ánimo del que se desanima, desangra o reencanta antes de entrar por su micrófono y salir por mi audífono.
Viajando de Andes a Atlántico no solo me hacía sentido Colectivo Etéreo (“lo importante es viajar de noche, salir de un pueblo antes siquiera se hayan dado cuenta que entraste en el”), sino de vuelta en 1º de mayo entendía con moco eso que Coldplay canta en “The Hardest Part”. Más atrás, en serio que solo en Niebla se puede entender “Los Barcos” y “El Gran Mal”. Momentos mínimos y mudos, la preocupación de rendir debe ser mas fuerte.
El jueves E.R. me decía que la música es su aire, yo arriscando las cejas. Y si, es verdad, no es aire, sino estremecimiento, temblor, salto, grito, transpiración y cansancio: vivencia.
Y no quiero, sino que VUELVO a vivir de la música, a imaginar con banda sonora, a pensar con canciones de background, a tararear al caminar por la calle, a traducir en palabras lo que music sounds on me, a escribir con música, a partir de la música y de música.
Que si yo me electrizo o me energizo con una canción, debe haber alguien más a quien le suceda eso, no nos pasó con Mozz en Chile, Goo, Sol, Mpac? Acaso no somos todos un poco viudos/as de Buckley? La música daña, también.
(Ok, no a todos nos gusta la gasolina.)

Finalmente, como le decía también a E.R., la música es información, y como tal ES IMPERATIVO compartirla, que pase de mano en mano, que fluya. Es un regalo, y los regalos se comparten.

01 junio, 2006

Sin Vista ni Paciencia


Recordando los peores tiempos de la Mariana Aylwin ("Mariana/gueona/prende la neurona")

Dando tumbos desde el intendente de Santiago, al Ministro de Educación (mas dignidad tiene Bombo Fica), el de Interior ("MANIFIESTENSE PERO NO CIERREN LAS CALLES, QUE LOS CONTRIBUYENTES TAMBIEN TIeNEn DERECHO A PASAR"), y sobre todo la presidenta que preguntó hasta el hartazgo ESTAS CONMIGO, y hoy no parece estar para nadie.

Bueno, lo que no conseguimos 12 años de movimientos universitario estudiantil, los pinguis lo tienen en dos semanas. Reconocido, EL MERITO ES DE ELLOS, CON CUATICA.

Y ni siquiera se toma solo sus colegios, y los noticiarios, SE APROVECHA DESCARADAMENTE DE BLOGSPOT Y DE MSN, PA COORDINARSE. ya son mas de 100 los blogs , flogs abiertos para dar cuenta de la experiencia in situ, desde cada sitú. (aunque tenga que verlo en EMOL que es una foc!).

y basta con poner alguno de estos sufijos al ya nuestro conocidicimo . blogspot.com : lastarrinos, se-prueba, siembraentoma, lsjtomado, etc, etc ,etc... basta con ver que documentan con fotos un policia infiltrado, por ejemplo.

Hoy pase a un Liceo que queda a dos cuadras de mi trabajo y los cabros manejan la LOCE mas que muchos de los irigentes universitarios que he conodido en años, que se las explican a los cabros de basica como si fuera la tabla del uno, que saben que depues viene las represalias de los colegios y que saben que deben arreglarselas pa mantener la mivilizacion una vez bajadas las tomas. Rudo. mas que la chucha.

Admirable, el que puede puede, y nosotros no pudimos
BAJA EL PINGUINO DE ARRIBA, PONLO EN TU MSN, PONLO EN TU BLOG, ANDA A PONER LO QUE SABES AL SERVICIO DE LOS PINGUINOS, QUE ELLOS TIENEN LAS GANAS y nosotros la experiencia... peron tambien el cansancio.....
pd: DONDE MIERDA ESTA FERNAnDO FLORES, QUE EL NO ES TAN BACÁN, TAN BLOGGER EL MUY foc! Campeón, mire y aprenda...