20 mayo, 2007

Hebra

Debe haber una fibra en la cuerda dorsal que explique, sin recurrir a la neurobiología, eso que se siente como estremecimiento. Una hebra que al ser pulsada, como la cuerda de una guitarra o el rasgar de las uñas en el vidrio, trasmita un tiritón de sudor seco y simultáneo, dejando la corporalidad llena de cosquilleo helado.
En mi memoria profunda, en una arruga del cerebro cerca del lóbulo límbico, aloja la imagen del almuerzo escuchando Mocedades en la Cooperativa, de aprender a bailar trote, Gorro de lana y la refalosa de doña Javiera Carrera para el acto de día de la madre o 18 de sept, de "yo me llamo Ándres y soy un pez" o " a mi mono le gusta la lechuga" de Mazapan. El recalentado patriótico y comprometido pero infértil de Juan la Rivera o Rencoret en Chilenazo. La procesión evangélica cantante de esquina a esquina en tarde de domingo y tanto "no soy artista ni tampoco quiero se menos" de garganta a medio gastar en las micros amarillas. Después de todo esto la conciencia, la opción de elegir, la música en inglés y lo ya conocido.
Pues mas allá del (re)buscado sentido de lo chileno (destilado en el criollismo de luxe de Los Tres) hay -creo- más chilenidad en Los Venegas que en Lalo Parra. Lo evidente por obvio se obvia, luego lo obvio se olvida. De la nada, aparece Gepe, en lo obvio, y en el camino se tropieza con la hebra de la intimidad casera, y sacude lo propio para hacerlo visible de nuevo.
Hungría ya no es inocentón, sino reclamante como tanta paloma ausente (8tema), de urgencia menos contenida y desilución mas ruda (celosia) por más acompañamiento evangélico (samoriseva) o arreglo amigable (esgrima) que se use en el telón de fondo. Al desnudo, con equivocaciones, no acordándose de los acordes, empezando de nuevo, lo que persiste siempre son las canciones, los esqueletos de guitarra -como en gepinto y en 5 x 5-. Lo que persite, justamente, es la alusión a lo que esta guardado en la memoria de todos nosotros, lo que nos hace tan fácil hacer las palmas de una cueca y no -por ejemplo- seguir el ritmo de una samba. Tanto en Gepe como en nosotros hay Mazapan, Gorro de Lana y Adios General micrero. Debe ser finalmente eso, que razgueado y punteado con rabia ya no contenida, lo que conmueve de Gepe. Whatever. de verdá no importa, ya se puede olvidars.
bueno, esto intento ser un comentario y ya no lo es, who cares. escriba el propio.

4 comentarios:

Chelin ó Pulpin dijo...

Pensar que cuando escuche celosía la primera vez me cargo lo nuevo de GEPE, pero despues del viernes fue volver a enamorarme de GEPE.

Sentí lo mismo que sentí la primera vez que lo ví.

pabliño dijo...

oye rorrorrs,no estaràs poniendote muy monotemático....asi ..porr sershhcc?????

Caufield Karim dijo...

holarssss.
este si quie soy yo, por sersh. Tu sabes que no hay mejor tocata, no hay mejo gp que cuando toca con 15 pelagatos y con amplificación precaria. Todo lo demás, la buena amplificación, la masa de gente, y los adornitos mal puestos, siempre lo desdibujan.
Nos vemos Ro.

J. dijo...

Con este cabro me voy con más cuidado, como no es muy masivo hace que aquellos que le gusta lo sobrevendan tratando de compensar esa característica.

Igual llegaré a él, pero a su tiempo.

Slds