10 diciembre, 2007

Frenz

Mis amigos no son perfectos. Una habla sin parar, no escucha, la otra no deja que el otro hable. otra se convierte a si misma en un eterno caballo ingles de partida, con todo. un par de ellas dicen quererme, sin embargo me insegurizan ante sus comentarios, ser amigo también implica dejarse mirar hacia abajo, hacer vista gorda, seguir sonriendo. creo. quiero creer. "tu quieres guerra y yo no quiero peliar" dice la dadalú en un tema de colectivo eterio. yo no peleo, ya no miro tan despectivamente , tampoco, conozco nuestras naturalezas y comulgo con ellas en vez de combatirlas. entre hombres es distinto, se debe ser brusco, descariñado, implícito, tan evidente como para ser obvio , incuestionable y olvidable. entre nosotros el error no es el carácter sino justamente la naturaleza asshole que nos uniforma, la cerveza en la que se cuenta que te patearon por que te pillaron en una ni tan grande como las que si alcanzaste a hacer, una cerveza en la que aun fanfarroneas cosas que sabes que no creemos y que sin embargo si queremos escucharte, en dejarte estilando vomito en la puerta de la casa en la mañana cuando aun querís seguir gueviando.

Estoy orgulloso de mis amigos, de todos y cada uno de ellos. del mal genio que lo cuestiona todo y de la aprehensiva y mañosa, de la volada y naive y del fanfarrón wannabe y del dejado endogeno. yo no estoy orgullosos de mi aún, y claramente no creo las palabras engolocinadas que a veces escucho, simplemente por que se que son fragmentos no representativos. por mis amigos, los que si lo son, los que asi siento, siento no solo cariño sino orgullo, calor en el pecho cuando hablo de ellos y ellas. cuando digo que uno es mi dentista, y lo recomiendo, que otra me devolvió la música a mi vida, que con la otra caminamos juntos su tesis de magister y que a la otra le aprobaron el egreso de teatro casi con 7 parejo, del otro que me ve los ojos para ver si me puedo corregir la miopía, de la nutricionista que con quilos de más se las sigue jugando por los terminales y de ti que me inventaste como un mounstruo pa sacar adelante el examen de grado, del futuro psiquiatra y del forense que quiere ser pediatra. Y TENER LA SEGURIDAD DE QUE ESTOS MONSTRUOS SON BAKANOSOS EN LO SUYO y que aún así, siguen siendo, el refunfuñón, la volada , el dejado, el que siempre bloffea...

hay una cancion de The Fall (descargable acá) que habla en tono autista y alcoholizado de my friends/My friends ain't enough for one hand/(Do you count them?) /(How many are there?)
una canción que me rondo como letanía en la cabeza desde el abandono y la soledad del tarareo. de los tiempos que contaba mis amigos, que los conquistaba, que los censaba como forma de legitimación personal. not anymore. pa que. los siento nada más.

cuanto entiendo a gepe en SAMORISEVA ( se habrá ofrecido y no se espera de verdad, a quien ofreciste tanto y no se queda), no más. tengo a mis amigos por que los siento, por que se quedan en mi cama y porque en la vereda nos acurrucamos por que salimos desabrigados, porque nos juntamos a quilometros de distancia celebrar el nacimiento del primogénito que esta leeeejos, por que cuando nos vemos no hay incertidumbre sino comodidad, un chancho que se escapa con naturalidad dp de la cerveza, lo que sea. no solo los siento , sino no me duelen, y sobre todo, estoy orgullosos de ustedes.



5 comentarios:

lady C dijo...

estoy haciendo pucheros...
nos abrazaremos cada vez que tengamos frío y cuando no...
también!!!

te retetetetetetailouullu

J. dijo...

"un par de ellas dicen quererme, sin embargo me insegurizan ante sus comentarios, ser amigo también implica dejarse mirar hacia abajo, hacer vista gorda, seguir sonriendo"

me mataste con eso, parece que caigo en el grupo de tus amigas, y pucha tu comentario lo he escuchado antes y de parte de un otro toma más peso.

Glup!

Slds

Katita dijo...

demasiado heavy tu reflexión, porque tienes esa capacidad de entendernos y aceptarnos y más encima... nos apoyas y nos das esa mano y esa seguridad que se necesita. porque estás ahí, dandote el tiempo y buscándonos cuando desaparecemos porque estás ahi... y más allá también
cuando nadie da una chaucha por uno, ahi vienes tu e inviertes el peso y más en ocasiones jaajjaa. que decir gracias, porque me ayudaste a vivir un sueño y ser, apesar de rabias, peleas, accidentes y depresiones,obesidades mórbidas profundas, a ser lo que más allá de soñar, siento que es mi vida y mi vocación más pura y más verdadera el teatrito... creo que lo que puedo regalarte más allá de mis agradecimientos infinitos es decirte: "gracias por serparte de mi felicidad y por se mi amigo de la vida ya van 10 años, vamos por los otros 10 jaja" y por que, soy muy feliz rodrigo, y eso te lo debo a vos.

Roberto Carreño dijo...

Me ha dado pena con el último parrafo.

Fue un gusto bailar contigo la otra noche. Mi estimación eterna para Usted, amigo.

Oscar dijo...

Asi con los amigos.
No hay como tener amigos.
Hay que cuidarlos... y mucho.

A ver si nos vemos uno de estos días.